La humanidad son un par de ojos por Mica Hourbeigt

Luego de leer el libro de Miles, el cual recomiendo fuertemente, me quedé pensando en varias cuestiones.

Mi primer gran conclusión es es que las generaciones solo ven una parte de la historia de la humanidad, eso es bastante obvio, pero me pareció una gran sorpresa si lo pienso a eso en la historia de la música. Yo nací en la era digital y vi como el rock era rey y ahora no es más que otro estilo viejo, y Miles nació en la era análoga y vio como el jazz fue rey y luego fue quedando como algo viejo con el rock naciendo y modificando todo mercado, y toda historia de la música hasta ese entonces. El vio nacer al rock y yo lo vi morirse, claramente no tomemos estas palabras literales, dado que el rock no esta muerto, se sigue escuchando y se sigue reinventando pero se entiende el punto.

Y me puse a pensar que Charlie Parker lo dejó a él en una parte de la historia donde el estaba inventando algo que no se conocía hasta ese entonces y así podemos seguir yendo para atrás con la historia de la música. Yo hoy día, estoy en esta tierra por una cantidad de años y en ellos veré cierta parte de la historia de la música, y si tengo ganas de informarme, estudiaré y leeré sobre el pasado, sobre las cosas que fueron y dejaron de existir. Somos en conjunto grandes espectadores y hacedores de la historia de la música pero fraccionados finitamente en una cantidad de tiempo entre que nacemos y nos morimos.

Miles tuvo la ventaja de entender que el presente es lo único que cuenta, y no se ató a un estilo, o a un rubro, o a un tipo de instrumentación, armonía, ritmo, etc.

Y eso me parece bastante único dado que por lo general tiendo a ver bandas y artistas que se repiten una y otra vez, sin poder salir de lo que alguna vez les llego a dar éxito.

Finalmente me quiero adentrar en una última reflexión sobre lo que leí en el libro, y es el cambio de tecnología en la música.

Yo nací con la tecnología y soy de la generación puente entre la vida sin internet y la vida con internet. Soy de la generación testigo de cómo la tecnología crece exponencialmente en vez de linealmente, y puedo dar fe de conocer la vida más “lenta” a la vida vorágine que se vive hoy. De todas maneras nací y crecí en un mundo donde ya existían las guitarras eléctricas y las estrellas de rock, los Beatles ya eran leyenda, el jazz era elitista, la música clásica así como el tango eran para viejos. Entonces mi comprensión de la música tuvo que ser desde lo digital hacia lo análogo, lo cual fue un gran asombro. Entender que primeramente los instrumentos y la manera de grabarlos, la manera de hacer un vinilo eran físicamente analógicos. No existían los 0 y los 1, no existía la saturación digital, o los canales e inserts infinitos, los procesos no destructivos, y así puedo seguir para siempre. Antes, tenían menos opciones y por eso tenían que tomar decisiones sobre cada paso que daban a la hora de grabar un disco. Hoy se graba y luego se piensa para donde llevar las cosas, no en todos los casos pero se puede hacer.

En mi próxima nota me voy a meterme un poco de lleno a explicar estos procesos, que a mi me fascinan para ver si puedo resolver o bien explicar, desde mi corto, humilde e ignorante punto de vista, porque se discute si análogo o digital, y tal vez la pregunta que me hago es: ¿por qué no análogo y digital?